Pixel Creativo

El poder de 4 palabras


El resultado de las últimas elecciones de Estados Unidos de Norteamérica nos ha sorprendido a todos. Trump, quien era considerado como el candidato con menos probabilidades de ganar para muchos, es el ganador de la contienda. Hoy he querido revisar un pequeño factor y es la importancia del mensaje publicitario.

Durante la campaña política que se desarrolló en Estados Unidos de Norteamérica, hemos sido testigos de los mensajes más impactantes por parte de Donald Trump. Desde "Un muro en la frontera con México nos ahorraría muchísimo dinero" hasta "Si yo llego a estar al mando, dudo que los terroristas del 11S hubiesen entrado al país". Por supuesto no olvidaremos varios mensajes sexistas, racistas, xenófobos y ofensivos, pero no los repetiré en este post.

Tomando en cuenta la reputación progresista de EEUU y el número de inmigrantes que lo constituyen,  los mensajes de Trump no deberían haber hecho eco en la población. ¿Qué ha pasado?
Recordemos la frase “El poder de la palabra”, pues es un fenómeno clave en este caso.

El slogan es un elemento importante en el momento de venta de un producto o servicios. Aquel grupo de palabras colocadas al pie de la marca, aquella frase que define los valores y beneficios de tu marca despertando sensaciones.

En el caso del marketing político, el slogan es de suma importancia para una campaña. Es esta oportunidad tuvimos a Hillary Clinton con diversas frases que no permitieron al público enfocarse en un mensaje o concepto definitivo como: "Stronger Together" (Juntos más fuertes) "I'm With Her" (Estoy con ella). Las personas no tuvieron muy claro cuál era el concepto decisivo. Algo en contra que también tuvieron estas frases es que no invitaban al público a participar de lo que haría durante su posible gobierno. Por otro lado Donald Trump se enfocó durante la campaña en su sólida frase: "Make America Great Again" (Haz de Estados Unidos un gran país de nuevo), la cual no solo invitaba a la gente a participar si no que además evocaba a los momentos buenos vividos. (Todo tiempo pasado fue mejor. Volvamos a eso.) Un cambio a un país con problemas laborales y de terrorismo internacional.


Esto puede parecer algo fortuito, sin embargo un slogan bien estudiado, conceptualizado y construido es muchas veces un factor concluyente, que resume en pocas palabras lo que un producto, un servicio o una persona hará por nosotros. Al ser de corta longitud (pocas palabras) y ser repetido constantemente en discursos o publicidad, el ser humano lo hace propio, influyendo en su recordación y finalmente en su decisión. Recordemos como un buen slogan levantó el espíritu del pueblo de Estados Unidos de Norteamérica cuando Barack Obama pronunciaba la frase "Yes We Can" (Sí podemos), la cual le ayudó a alcanzar el éxito en 2008.


Finalmente, un detalle interesante es que Trump no es el primer hombre de negocios exitoso que incursiona en el mundo de la política sin experiencia previa, siendo una figura disruptiva. Esto fue otro posible factor clave en su victoria, reforzado por el hecho de haber sido una figura pública y mediática por muchos años, ganándose el reconocimiento e identificación del público. Al final las elecciones podrían haber sido un nuevo “reality show”, donde el público mayoritario simplemente quería ser parte del equipo vencedor.
 Por supuesto toda historia ha dejado a muchos como aprendices de nuevos tiempos.



Columnista:
Daniel Collazos Bermúdez
Director Creativo
www.pixel-creativo.com
www.linkedin.com/in/danielcollazos
www.behance.net/danielcollazos

Publicar un comentario en la entrada

 
Copyright © 2014 Pixel Creativo. Designed by OddThemes | Published by Responsive Blogger Templates